La naturaleza humana de Cristo


La teología que nos enseñaron Jones y Waggoner, "mensajeros delegados" del Señor, está inseparablemente unida, y firmemente basada en la verdad bíblica de la "justicia de Cristo", y, como dijo E. White, "¿Qué es la justicia de Dios? Es la santidad de Dios en relación con el pecado" (CBA, vol. VII, p. 963). La persona de Cristo resume y da significado a todo cuanto pueda creer, decir, hacer y experimentar el cristiano. La humanidad de Cristo fue un aspecto esencial y prominente del mensaje que Jones y Waggoner presentaron, y que E. White apoyó. Como ella misma declaró, "La humanidad del Hijo de Dios es todo para nosotros. Es la cadena áurea que une nuestra alma a Cristo, y mediante Cristo, con Dios. Eso ha de ser nuestro estudio" (MS, vol. I, p. 286). "Necesitamos comprender, hasta donde sea posible, la naturaleza verdaderamente humana de nuestro Señor" (Id., vol. III, p. 153). Lo anterior nada tiene de extraño, pues "hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres: Jesucristo hombre" (1 Tim. 2:5). "Llamarás su nombre Emmanuel... Dios con nosotros" (Mat. 1:23).

Los artículos facilitados a continuación tienen relación con los acontecimientos sucedidos a raíz de un diálogo ecuménico mantenido en los años 1950 con dirigentes religiosos del mundo evangélico, lo que significó un distanciamiento y rechazo aún mayor del auténtico mensaje de la justicia por la fe, tal como el Señor nos lo envió, en su gran misericordia, mediante los pastores Jones y Waggoner.